Se denomina vino quinado el aperitivo vínico en el que predomina el gusto y aroma característicos de la corteza de la quina. El vino de quina es un vino de licor al que se le añade quina durante el proceso de elaboración.

La quina es una sustancia que introdujo en Europa el Conde de Chinchón, tras conocer sus propiedades anticonvulsivas y otras relajantes. Posteriormente los holandeses extendieron su cultivo en Java y, durante mucho tiempo, se empleó como medicamento.

Pero no sólo se ha empleado como medicamento, también se emplea en la elaboración de angosturas (jarabes que potencian el aroma de algunas bebidas como el vermot).

Hace varias décadas, en España se empleaba en vino de quina para aumentar el apetito de los niños. Así, se les daba una copita justo antes de las comidas. Por su fuerte dulzor, los niños lo toleraban bien y les hacía el cuerpo a la comida.

Esta práctica se encuentra extinguida, por fortuna, en la actualidad aunque se encontraba muy extendida en todo el país, en ausencia de medicamentos que estimulasen el apetito de los niños pequeños.

En boca resulta untuoso y corpulento. Su color es oscuro, casi negro, similar al color de los vinos pardos de Málaga.

El vino quinado no tiene un gran consumo en la actualidad, limitándose a varias marcas. Sin embargo, la fidelidad de sus consumidores es franca, siendo su producción escasa pero estable. Jerez de la Frontera, Málaga y Madrid son las zonas de elaboración por antonomasia de estos vinos.

El maridaje de los vinos quinados es amable. Como aperitivo junto a frutos secos o a los postres con pasteles y hojaldres resulta muy sabroso. También se emplea en la confección de numerosas recetas de postres.

Ponche es el término general para una amplia variedad de cócteles, alcohólicos o no, que a menudo contienen fruta o zumo. El ponche suele servirse en fiestas y celebraciones en cuencos grandes y anchos llamados poncheras. En muchos países del Caribe, el Pacífico y el Índico el ponche también se toma como aperitivo antes de las comidas.

Originalmente la bebida se preparaba con 5 ingredientes principales: arrak, (aguardiente de vino de palma) -no confundir con arac-, azúcar, limón, agua y té. De ahí procede su nombre hindi, que fue adoptado por los marineros de la Compañía Británica de las Indias Orientales, quienes lo llevaron a Inglaterra, desde donde se extendió a otros países europeos.

En la cultura germánica, el ponche (o Punsch en alemán) es una mezcla de varios jugos de fruta y especias, a menudo con vino o licor añadido. El ponche es popular en Alemania, así como en los Estados Unidos, donde fue llevado por los emigrantes alemanes. La tradicional Navidad alemana suele incluir un Feuerzangenbowle (literalmente, ‘bol de tenazas de fuego’), que es un ponche hecho con vino tinto y ron ardiendo que se vierte sobre un gran terrón de azúcar cónico colocado sobre el cuenco.

En la cultura coreana, el sujeonggwa es un ponche tradicional hecho a partir de caquis secos, canela y jengibre.

El ponche de frutas en México también es muy popular en la época navideña, y contiene jamaica, tamarindo,(caña) (manzana) guayaba) trozos de caña de azúcar, manzana, guayaba, tejocotes y ciruelas pasas, y usualmente se prepara para las posadas, que son las fiestas de los nueve días previos a la Navidad, o incluso en las preposadas, que son las fiestas anteriores a las posadas

Mostrando los 2 resultados