L’Olivera Missenyora 75 Cl.

10,83 

Color amarillo paja brillante. Nariz: Aromas limpios, florales, con ligeras tonalidades de fruta: piel de naranja, frutas tropicales. Suave presencia de la madera y los ahumados.

Hay existencias

Descripción

Vista: Color amarillo paja brillante. Nariz: Aromas limpios, florales, con ligeras tonalidades de fruta: piel de naranja, frutas tropicales. Suave presencia de la madera y los ahumados. Boca: En boca resulta harmónico, convinando las notas varietales con la madera y el azúcer presente. Frescor fina fruto de una acidez bién equilibrada.

Tipo: Vino Blanco 2010
D.O.: Costers del Segre
Alcohol: 12º
Zona: Lérida/España
Variedades: 100% Macabeo
Maridaje: Ideal para acompañar todo r¡tipos de quesos cremosos y azules.
Servicio: Servicio entre 7-8ºC
Observaciones: En Vallbona la historia está marcada por la presencia del monasterio cisterciense femenino más antiguo de Cataluña. La orden del Císter fue fundada en la Borgoña y se dedicó a combinar la actividad espiritual según la regla de San Benito con el desarrollo de la agricultura y la organización del territorio. Vallbona es un lugar de pendientes y pequeños valles en los que se intuye la erosión del agua que ha dejado su huella modelando el paisaje. Es tierra de suelos profundos y laderas sostenidas por márgenes de piedra seca que, junto a numerosas cabañas, nos hablan de un pasado más habitado y productivo. Estos muros constituyen un elemento fundamental en la conservación de la fertilidad del suelo y la eficiencia en el aprovechamiento del agua. La sabiduría y el trabajo intenso de generaciones nos permite disfrutar hoy de un paisaje admirable y en serio peligro de desaparición.  El clima es mediterráneo continental de interior, con noches que refresca la marinada (viento marítimo) y un régimen pluviométrico escaso (alrededor de 350 mm. anuales). La altitud (450-700 m) permite maduraciones suaves y prolongadas, lo cual limita algunos cultivos. La vegetación natural es mediterránea y se extiende por los márgenes, laderas y campos abandonados. Vino blanco elaborado por fermentación natural del mosto flor de la uva procedente de la variedad Macabeo en barrica nueva de roble americano y posterior crianza de seis meses con sus propias lías.  Color amarillo paja brillante. Aromas limpios, florales, con ligeras tonalidades de fruta: piel de naranja, frutas tropicales. Suave presencia de la madera y los ahumados. En boca resulta harmónico, convinando las notas varietales con la madera y el azúcer presente. Frescor fina fruto de una acidez bién equilibrada.