¿Son mejor los vinos con denominación de origen o sin ella? A quienes no se les pasa por la cabeza comprar vinos sin denominación de origen, deberían saber que hace ya años que en España se encuentran excelentes etiquetas fuera de los ámbitos geográficos bendecidos con tal categoría.

Cierto es que las denominaciones de origen aseguran el cumplimiento de una serie de normas y condiciones. La más importante, efectivamente, que los vinos que llevan su sello de calidad están elaborados con uvas de su zona de producción. Y también que se cultivan sólo determinadas variedades (las que se autoricen en cada caso), que se limitan los rendimientos en kilos por hectárea, que se cumplen los tiempos de envejecimiento establecidos en cada caso. etc. Dicho esto, en todas las D.O., incluidas las más prestigiosas, encontramos vinos de distintas calidades y precios.
Y si somos justos y valoramos únicamente el contenido de la botella, hay un buen número de vinos de la tierra o incluso de vinos de mesa (que trabajan con reglamentaciones progresivamente menos severas) capaces de superar a otros que exhiben orgullosos su D.O.

Mostrando los 2 resultados