El vino de hielo (en alemán Eiswein,1 en inglés icewine o ice wine y en francés vin de glace) es un vino hecho de uva helada con una fuerte concentración en azúcar. La técnica para conseguir esta uva consiste en dejar sobremadurar la uva en la cepa, que no se cosecha hasta que se produce la primera helada. Cuando el grano se hiela, el agua se expande y rompe la cascarilla de la uva. Así, se pierde más agua y el azúcar es más concentrado.

Los vinos de hielo son extraordinarios de riqueza y de persistencia aromática gracias a su concentración y a una acidez fuera de lo común.

Es una técnica que se utiliza en zonas frías donde se cultiva la viña, sobre todo en Alemania, Canadá (donde se le llama, en inglés, con el término icewine, en una sola palabra) y Francia y se hace con variedades como Gewürztraminer y Riesling, pero también con Chardonnay, Cabernet franc y vidal (en Canadá). Los que tienen más reputación se encuentran en Alemania, sobre todo a lo largo del Mosela, el Sarre y el Ruwer. Hay igualmente Eiswein austriacos. Son a menudo muy caros (250 euros por botella).

Quebec tiene también una buena reputación en este dominio, donde también se elabora sidra de hielo. En Canadá se produce también en Columbia Británica y en Ontario, en la región de los Grandes Lagos.

En España se ha ensayado con éxito en la zona del Penedès, en Valladolid, La Seca, (Rueda), de uva verdejo, y en Aragón, Miedes (Denominación de Origen Calatayud), mediante uva Macabeo, o en la Comarca del Arlanza a partir de Uva tempranillo

No se encontraron productos que concuerden con la selección.